lunes, 30 de septiembre de 2013

Las bocas más terroríficas de la naturaleza

A veces los monstruos más terroríficos no los encontramos en la imaginación torcida de escritores como Stephen King o H. P. Lovecraft, sino en la naturaleza. Pero claro, el miedo es algo mental, así que que nos llene de horror la imagen de un animal dado, no implica que sea un peligro para nosotros. Otras veces es al revés, criaturas que parece inofensivas, se vuelven el peor de los monstruos en cuanto abren la boca.

Las bocas más terroríficas de la naturaleza

Mixinos

image

Los peces bruja o mixinos, parecen inofensivos en el fondo del mar, con un aspecto de serpiente tranquila, pero en cuanto abren la boca nos recuerdan a esas terroríficas escenas de las películas de Alien. Tienen una boca con doble fila de dientes, pero no tienen mandíbula, sino dos estructuras que se desplazan, incluso su lengua es dentada, por lo que pueden hacer el truco de Alien, de sacar los dientes de la boca, literalmente.

Esa horrible boca la utilizan para alimentarse de las viseras de criaturas marinas muertas, son necrófagos. Aunque también pueden meterse dentro del cuerpo de peces vivos, si es que están lo suficientemente quietos (como en una red de pescadores).

Tortuga laúd

image

Una película de terror con una tortuga como animal asesino está destinada al fracaso, o a película de culto en el cine clase Z. Pero cuando hablamos de la boca, la tortuga laúd puede llegar a aterrorizar a más de uno. Mientras la mantengan cerrada, son seres adorables, pero esperemos a que bostecen, y veremos cientos de estalactitas en la boca y en el esófago.

Parecen dientes, pero no lo son, están hechos de cartílago. Son la respuesta evolutiva al tipo de alimento que consumen las tortugas: medusas. Son difíciles de agarrar, así que todas esas papilas sobresalientes, sirven para mantener a la presa en su lugar, y que no se escape de la garganta mientras la tragan. Como vemos, las tortugas pueden dar miedo.

Pez vampiro

image

Si planeamos bañarnos tranquilos en la cuenca del Amazonas, en Venezuela, prestemos atención por dónde vamos, ya que se nos puede aparecer una payara con sus colmillos de 15 centímetros de largo. Hasta las famosas pirañas les temen a las payaras, que constituyen su dieta principal. No suelen atacar a las personas. Esos dientes les sirven principalmente para capturar y no soltar a sus presas.

Tollo cigarro

image

Volviendo a los horrores del espacio cinematográfico, el llamado tollo cigarro sería uno de los mejores protagonistas, y haría gritar a más de uno en las oscuras salas de cine. Está bien, ese nombre no dice mucho. En inglés le dicen el tiburón cortagalletas, tampoco asusta mucho. Pero alcanza con ver la foto, para darse cuenta de porqué lo recomendamos como aterrorizador.

Sólo nada por aguas muy profundas y oscuras, y es pequeño de tamaño, pero tiene los dientes más grandes de entre todos los tiburones, obviamente, en relación a su cuerpo. Sus ataques no son letales, sino que hace profundos cortes en la piel de sus presas, muchos, dejando esa marca redonda y acerrada característica. Atacan a lo que sea, ballenas, delfines, tiburones. Incluso se han visto sus marcas en submarinos. El nadador Michael Spalding las sufrió en persona, cuando en 2009 salió del mar con una herida circular de tres centímetros de profundidad.

Pacú

image

Hablando de peces extraños, la más terrorífica boca de la naturaleza, al menos desde nuestro punto de vista, es la del pacú. ¿Por qué? Porque nos dará mucha impresión ver una dentadura humana en la boca de un pez. La evolución ha dotado a los pacúes de dientes muy parecidos a los nuestros, por la misma razón que los seleccionó para los humanos, porque son muy buenos para masticar. Al igual que nosotros, los pacúes comen de todo, son omnívoros.

Si no les alcanzó con la impresión, pueden tomarles miedo, ya que en Papúa Nueva Guinea fueron introducidos artificialmente, y han recibido el nombre de “corta bolas”, por algunos ataques a humanos, en los que murieron desangrados, por haber recibido mordeduras en los testículos.

¿Les parecen dignos de pesadillas? ¿Conocen alguna otra boca de la naturaleza que sea digna de los horrores de un cuento de HP Lovecraft?

2 comentarios:

Alice dijo...

Echo en falta las lampreas, peces poco evolucionados con boca circular y varias filas de dientes, que se alimentan de sangre

José Manuel Monge Rubio dijo...

Pues cómprate una.